La Caléndula y sus beneficios: una flor medicinal

caléndula

¿Qué es la Caléndula?

La Calendula, mejor conocida como caléndula o margarita, es una hierba que alcanza una altura de 40 a 50 centímetros, sus flores son de color amarillo a naranja intenso y bastante vistosas, crecen  formando maleza densa.

La especie más conocida de la caléndula es la que llaman “botón de oro” (caléndula officinalis), esta flor se encuentra casi todo el año.

A la caléndula se le ha dado un uso naturista, ya que se ha comprobado que ayuda a tratar heridas pequeñas e infecciones de la piel, quemaduras, quemaduras de Sol, picaduras de abeja, entre otros remedios.

Se ha estudiado tanto esta flor, que se le ha dado uso dermatológico para ayudar a prevenir la dermatitis, ayudando en la irritación, enrojecimiento y dolor; siendo una flor muy buena para la piel.

¿En qué nos puede ayudar?

Sus principales beneficios son: antibiótico, antiinflamatorio y antimicótico.

Es ideal para calmar la irritación después de haberte realizado un tatuaje, especialistas la recomiendan, ya que además ayudará a disminuir el dolor y acelerará el proceso de cicatrización.

Si sufres de acné, puedes aplicarla sobre la piel, ya que tiene propiedades astringentes que ayudan a eliminar el exceso de grasa, evitando infección en los granitos y a su vez ayudará a que no se siga propagando la enfermedad. Ideal para los adolescentes.

Si eres mamá, es ideal para las rozaduras que sufre tu bebé en toda la etapa de pañal, aliviará el dolor y poco a poco ayudará a desinflamar o calmar la irritación, si es el caso.

Si te gusta andar al aire libre, será tu aliada si de piquetes de mosquito se trata, ya que es muy eficaz aliviando el picor y el ardor.

Es importante que acudas con un dermatólogo para que indique el mejor tratamiento para tu tipo de piel, si optas por algo natural, no pierdas la oportunidad de probar nuestro Jabón Artesanal D’Orygen de caléndula y árbol de té, 100% natural y sobre todo con tantos beneficios, altamente recomendado para cualquier problema dérmico.